viernes, 2 de diciembre de 2016

DECLARACIÓN DEL II FORO DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA DE LA UNASUR


                                                          -0-

Por una América del Sur Integral
DECLARACIÓN DEL II FORO DE
PARTICIPACIÓN CIUDADANA DE LA UNASUR
29/11/2016
Opinión
Imágenes integradas 1

 
 Foto: UNASUR
Contexto general
El escenario mundo que actualmente se nos presenta, viene acompañado de un proceso histórico de confrontaciones geopolíticas en el marco de la lucha por la hegemonía mundial que ponen en peligro la Soberanía, la Paz y la Convivencia Pacífica de los pueblos, lo cual nos conduce a reafirmar la necesidad de recorrer una senda con otro proyecto de vida, donde la búsqueda por la soberanía y la democracia de los pueblos nos encamine hacía un nuevo esquema pluripolar y multicéntrico.
Las grandes potencias económicas, políticas y bélicas han mantenido un ambiente tenso, turbulento, con miras a imponer criterios financieros provenientes de las grandes transnacionales que buscan hacer sucumbir a los nuevos modelos emergentes.
Por lo expuesto desde nuestras organizaciones y movimientos sociales, consideramos necesario trabajar desde la lógica de los principios emanados de UNASUR y coincidimos que tales premisas de paz, democracia, derechos humanos y soberanía son pilares fundamentales para la construcción de un nuevo mundo, donde el hecho integracionista, el reconocimiento del otro y la visibilización de los históricamente olvidados son elementos  que nos invita a trascender más allá del modelo neoliberal capitalista.
Nosotros las organizaciones y movimientos sociales reunidos en la ciudad Mitad del Mundo, República del Ecuador declaramos:
-Que los Estados miembros de UNASUR deben reconocer la pluralidad de los diversos actores como sujetos políticos autónomos e independientes y deben garantizar nuestro derecho a la participación política y generar ambientes favorables para una participación protagónica real y efectiva, en el proceso de construcción de las políticas públicas y de la contraloría social responsable. De esta forma nos comprometemos como agentes transformadores de cambio a defender la integración suramericana y los logros alcanzados por UNASUR.
-Reafirmamos nuestra voluntad y compromiso político para profundizar y ampliar el proceso de integración y unión de Suramérica, en el marco de los principios, propósitos y objetivos del Tratado Constitutivo de UNASUR, buscando entre otros, la preservación y consolidación de la región como zona de paz, la profundización de la democracia y la plena vigencia de los derechos humanos e igualdad de género para que prevalezcan como ejes de nuestra afirmación y presencia regional y mundial. En ese contexto, ratificamos nuestro compromiso político con continuar en el trabajo y avanzar en el camino que iniciamos en el I Foro de Participación Ciudadana, realizado en el 2014 en Cochabamba, Bolivia, contemplada en el Acta Final.
-Confirmamos que el proceso histórico de consolidación, preservación y el ejercicio pleno de la democracia en nuestra región es irreversible, no admite interrupciones ni retrocesos de ningún poder fáctico y seguirá marcado por el respeto a los valores esenciales de la democracia que emanan del poder soberano que radica en el pueblo y que se fundamenta en la celebración de elecciones libres, periódicas, transparentes, informadas y basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo, la participación ciudadana, la justicia social y la igualdad, la lucha contra la corrupción, así como el respeto a todas las libertades públicas reconocidas en nuestras constituciones nacionales.
-Valoramos los avances que ha tenido la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), en la defensa de la soberanía y auto determinación de nuestros pueblos, principios que han sido una mecanismo para profundizar la solidaridad de los pueblos y gestores en el desarrollo de nuestras políticas internacionales. Así como el firme compromiso de afianzar los logros alcanzados por los países de la región, principalmente en materia de lucha contra la desigualdad y promoción de la inclusión social, dando sostenibilidad a políticas y proyectos a través de la cooperación intrarregional.
-Reafirmamos la necesidad de concretar la participación ciudadana en los distintos Consejos Ministeriales y otras instancias de UNASUR, según las especificidades y modalidades de sus estatutos, tal como establece las Directrices de  Funcionamiento del Foro de Participación Ciudadana.
-Nos comprometemos en la lucha con la promoción, protección y garantía de todos los derechos humanos sin discriminación alguna. Subrayamos que el respeto de todos los derechos humanos individuales y colectivos, civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales, sexuales y reproductivos en su carácter universal, indivisible e interdependiente, incluido el derecho al desarrollo, están íntimamente relacionados y se refuerzan mutuamente. En ese contexto, destacamos la importancia de instrumentar medidas orientadas a garantizar los derechos de las personas en situación de vulnerabilidad y a la lucha contra toda forma de discriminación, xenofobia o racismo. A promover el trabajo digno y a impulsar las acciones encaminadas a priorizar los derechos, en todos los niveles, de los grupos sociales de atención prioritaria, entre otros, personas migrantes, pueblos originarios, mujeres, jóvenes, niñas y niños, personas mayores, personas con discapacidad, campesinos, afros descendientes, LGTBI, como medio de fortalecer los sistemas democráticos y la integración y unión regional.
-Expresamos nuestra convicción por impulsar y contribuir al proceso de construcción de la Ciudadanía Suramericana de UNASUR, como un eje de integración y construcción desde el tejido social, a través del reconocimiento progresivo de derechos a los nacionales de un Estado miembro residentes en cualquiera de los otros Estados de UNASUR.
-Ratificamos el compromiso de las organizaciones y movimientos sociales con la libertad de opinión y expresión y el derecho a la información en nuestros países. Haciéndose necesaria la democratización de la comunicación y la información, mediante la participación plural de los medios de comunicación -públicos, privados y comunitarios-, en aras de consolidar un hecho comunicacional veraz y responsable cuyos interés no estén condicionados por las grandes corporaciones mediáticas para que puedan así contribuir con responsabilidad social y en el marco del Estado de Derecho y de justicia, al debate de ideas y a la promoción del pluralismo político, fortaleciendo la democracia y la participación ciudadana en Suramérica.
-Exhortamos y nos solidarizamos con todos las organizaciones sociales, en la continuidad a sus distintas luchas en la región, en defensa de sus derechos sociales, políticos, culturales y ambientales, y hacemos especial énfasis en aquellas luchas por la preservación y defensa de la naturaleza.
-Respaldamos el proceso de diálogo entre las diferentes fuerzas políticas en Venezuela, auspiciado por UNASUR, con la participación de un representante del Vaticano, el Secretario General Ernesto Samper y de los ex presidentes José Luis Zapatero, Martín Torrijos y Leonel Fernández.
-Ratificamos nuestro apoyo y solidaridad al hermano pueblo Colombiano y a las partes en conflicto, por su trabajo sostenido para alcanzar un acuerdo de paz permanente en Colombia y la región. Y nos unimos a la petición por su concreción lo antes posible.
-Exigimos al gobierno de los Estados Unidos el respeto a la dignidad de los pueblos de América Latina y el Caribe, particularmente en lo referente a los derechos de migrantes, condenando cualquier tipo de injusticia contra los inmigrantes y/o restricciones a sus derechos fundamentales.
-Solicitamos que continúe el proceso de apertura entre EEUU y Cuba y respaldamos la decisión de las Naciones Unidas en el levantamiento inmediato del bloqueo a Cuba.
-Exigimos a todas las potencias imperialistas  que se abstengan de realizar acciones injerencistas en nuestros Pueblos.
-Reiteramos nuestro reclamo de la soberanía de la República Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur, hoy ocupadas por Gran Bretaña de manera ilegal.
-Agradecemos a la Presidencia Pro Tempore de Venezuela y a la Secretaria General de UNASUR, por todo su apoyo para la concreción de este II Foro de Participación Ciudadana de UNASUR, y de igual forma agradecemos al pueblo y Gobierno ecuatoriano, por su hospitalidad al haber acogido este Foro.
-Preocupados por la relación asimétrica entre las empresas transnacionales, empresas de negocios y Estados Suramericanos, que genera graves implicaciones en el respeto, protección y garantía de los Derechos Humanos, al permitir el desarrollo de actividades transfronterizas sin rendición de cuentas a los Estados nacionales y ante el vacío legal, en el marco de la Resolución 26/9 de junio 26 del 2014 del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, respaldamos la elaboración del instrumento jurídico internacional vinculante y exhortamos la participación a los Estados Suramericanos a participar en el proceso de generación de dichos instrumentos.
-Demandamos a la Comunidad Internacional, en especial al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, proseguir y concluir los procesos de descolonización, en particular el Sahara Occidental, la última colonia de África, y exhortamos a los Estados Miembros de UNASUR a apoyar el derecho a la plena independencia y soberanía del pueblo Saharaui.
-Apoyamos el derecho a la autodeterminación de Puerto Rico.
Finalmente, con total y absoluta resolución, asumimos el compromiso de concretar una vida orgánica del Foro de Participación Ciudadana de UNASUR, aprobando la estructura básica necesaria de funcionamiento efectivo, de ésta relevante instancia, haciendo así una realidad de nuestra aspiración de la participación ciudadana en la Institucionalidad de UNASUR.
Acordado en Quito, Ecuador, a los 18 días del mes de noviembre de 2016
de: Alai-AmLatina <alai-amlatina@alai.info>
responder a: info@alainet.org
fecha: 29 de noviembre de 2016, 13:45
asunto: [alai-amlatina] Alainet.org Al Día - 29/11/16
lista de distribución: <alai-amlatina.listas.alainet.org>
Filtrar los mensajes de esta lista de distribución
enviado por: listas.alainet.org
firmado por: alai.info
Cancelar suscripcion: Cancelar la suscripción a esta lista de distribución
cifrado: alainet.org no cifró este mensaje Más información
Mensaje importante principalmente por los integrantes de la conversación
COLECTIVO PERÚ INTEGRAL
2 de diciembre 2016

STANDING ROCK: LA MAYOR MOVILIZACIÓN INDÍGENA EN MÁS DE UN SIGLO

                                                        -0-

¡Existen y luchan!, aunque la prensa oficial los ignore
 
STANDING ROCK:
LA MAYOR MOVILIZACIÓN INDÍGENA
EN MÁS DE UN SIGLO
28/11/2016
Información
 


 
Imágenes integradas 1

Protectores del agua
 
Standing Rock, en el estado de Dakota del Norte, forma parte de la Reservación Sioux, como se llama comúnmente a los pueblos originarios dakota, lakota y otras tribus de las praderas. El río Missouri, fuente de agua potable de unos 17 millones de personas, atraviesa el territorio, que está bajo jurisdicción de las autoridades indígenas de la Reservación Sioux de Standing Rock según los tratados firmados con el gobierno de EE.UU.
 
En violación de los tratados y en contra de la voluntad de los sioux, la corporación petrolera Energy Transfer Partners está construyendo un oleoducto que destruiría el sitio sagrado y cementerio indígena de Standing Rock y cuyo tramo subterráneo pasaría por debajo del lecho del río Missouri. El proyecto es una inversión de 3.800 millones de dólares, financiado por Goldman Sachs, Bank of America, HSBC, UBS, Wells Fargo y otros grandes bancos. Tiene una extensión de 1880 km, va desde los yacimientos de petróleo de Bakken en Dakota del Norte, pasando por Dakota del Sur, Iowa hasta llegar a Illinois.
 
Desde la primavera de 2016, se han congregado en Standing Rock miles de personas, muchas de ellas de diversas naciones indígenas, para protestar por la construcción del oleoducto que destruiría sitios sagrados y contaminaría el agua. Se autodenominan “protectores del agua”.
 
Se estima que se producen unos 300 derrames de petróleo por año en los oleoductos del país [1], y por tanto los defensores del agua no creen en las promesas de la empresa, del Cuerpo de Ingenieros del Ejército y de las autoridades de que "este oleoducto es seguro".
 
La mayor movilización indígena en más de cien años
 
“Standing Rock es la mayor congregación indígena que ha ocurrido en el transcurso de mi vida; día a día se fueron agregando nuevas banderas de las diferentes tribus... A partir de la sexta semana, dejó de ser un campamento para transformarse en una comunidad… Tomamos una postura contra el oleoducto, no sabíamos que tendríamos este inmenso apoyo... Esta tierra es un sitio sagrado del pueblo lakota; además el oleoducto contaminará el agua del río Missouri... El Cuerpo de Ingenieros del Ejército no hizo una consulta apropiada con las tribus. El oleoducto Dakota Access Pipeline tiene trechos subterráneos en el lecho del río Missouri. Los oleoductos tienen un historial de derrames, han contaminado el suelo, el aire, y las napas subterráneas... Si se construye destruirá no solo el río en esta área, sino río abajo también. Las tribus asumen su responsabilidad como protectores. Hay que cuidar de la tierra, el agua, el aire… Un día en nuestra caminata diaria hacia el sitio sagrado, las abuelas y madres les dijeron a los excavadores que no iban a permitir que destruyeran un sitio sagrado. En respuesta, los custodios de seguridad privada lanzaron los perros contra la gente. Varios protectores del agua fueron al hospital por las heridas… Después de los perros, traerán las armas…".
Esto decía en octubre pasado Dennis Banks (79 años), histórico líder indígena y co-fundador de American Indian Movement (Movimiento Indígena de América del Norte).[2]
 
Tal como lo predijo Dennis Banks la represión contra la comunidad de protectores del agua fue creciendo en las semanas siguientes hasta alcanzar su pico el domingo 20 de noviembre. En temperaturas gélidas de cinco grados bajo cero la policía reprimió a los manifestantes lanzando chorros de agua y provocando cientos de casos de hipotermia. También usaron gases lacrimógenos, gas pimienta y balas de goma que lesionaron a unos trescientos manifestantes. El caso más grave fue el de Sophia Wilansky (21 años) que fue herida por una granada que le impactó en el brazo y le destrozó el hueso y los tejidos. En estos momentos se prepara para la tercera cirugía, y deberá sobrellevar otras adicionales en el esfuerzo por salvarle el brazo que fue prácticamente separado del cuerpo por la granada. Esta joven de Nueva York, que como numerosas otras personas acudieron a Standing Rock para solidarizarse con los pueblos originarios fue víctima de abuso de fuerza cuando ejercía el derecho a la protesta, garantizado por la primera enmienda a la Constitución. Un derecho que está siendo sistemáticamente violado por la policía de Morton (Dakota del Norte) y la Guardia Nacional.
 
Imágenes integradas 1

Foto: AguaEsVida-Indigenous Rising Media
 
Linda Black Elk, integrante del cuerpo médico de Standing Rock, que presenció la represión del domingo pasado, afirmó: "La policía ha incrementado el nivel de violencia contra los protectores del agua. Yo he visto las diferentes armas usadas en contra nuestro: gas lacrimógeno, balas de goma, granadas. Parece que están poniendo a prueba sus armas contra nosotros en una creciente militarización de la represión". Agregó: "Sentimos una gran decepción con el presidente Obama. Estuvo aquí, hizo promesas y no cumplió ninguna de ellas."
 
Esta conducta gubernamental contra los derechos de los pueblos originarios no es sorprendente, sino coherente con la conducta histórica del gobierno de EE.UU., que ha cometido y/o permitido abusos en tierras indígenas desde el inicio de la colonización. Ejemplos de los abusos contra los pueblos lakota y dakota son la apropiación de terrenos en Black Hills (Montañas Negras) de Dakota del Sur después del descubrimiento de oro en la década de 1870, y la construcción de embalses en el río Missouri que causó inundaciones en poblados, en zonas forestales y en granjas en Dakota del Norte y del Sur durante la década de 1950.
 
Mni Wiconi: El agua es vida
 
El jueves 24 de noviembre medios alternativos como Unicorn Riot e Indigenous Rising Media transmitieron en vivo desde Standing Rock. Es el día en que en EE.UU. se celebra Thanksgiving (Acción de gracias). Según la historia oficial los indígenas salvaron a los peregrinos de la muerte ofrendándoles comida (versión tildada de falsa por historiadores como Roxanne Dunbar-Ortiz, quien dice que los indígenas jamás recibieron con los brazos abiertos a sus opresores).
 
Como un recordatorio irónico de la fecha, los protectores del agua pusieron mesas con comida. A pocos metros de ellos, varias decenas de policías cortaban la ruta, de uno y otro lado, a modo de cerco. Hay carteles con la frase: “No alimenten a los peregrinos” (Don’t Feed the Pilgrims). La consigna del día es: “No peregrinos, no oleoductos, no prisiones, no problemas”.
 
Cae una nieve ligera en la pradera desértica, la gente con sus abrigos gruesos, la cabeza cubierta con gorros o capuchas se mantiene en movimiento, algunos empiezan a entonar los poderosos cantos tradicionales lakota, y el grito “Mni Wiconi” (¡El agua es vida!)
 
Finalizó otra jornada en la larga batalla por Standing Rock, la mayor congregación de pueblos indígenas en más de un siglo, desde la Batalla de Little Bighorn -o Greasy Grass - que tuvo lugar en 1876. Fue una gran victoria de la alianza de tribus de las praderas -lakotas, cheyenes y arapahos- que derrotó al Séptimo Regimiento al mando del general Custer. Se dice que una visión del jefe lakota Sitting Bull fue la inspiración de los guerreros; un sueño en el que los soldados del ejército de EE.UU. caían del cielo. Fue la última victoria de los indígenas de las praderas. Hoy la comunidad de Standing Rock protagoniza una movilización histórica que por su capacidad de convocatoria, diversidad, continuidad y espíritu de lucha está plasmando una nueva y gran victoria.
 
Nota: Hace algunas horas, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU. envió una orden de desalojo -a cumplirse el 5 de diciembre- a las autoridades de la Reservación Sioux. El jefe sioux Dave Archambault, al igual que otros representantes de la comunidad, respondieron que no se moverán.
 
[1] More Than 300 A Year... Common Dreams:
 
[2] Entrevista realizada por Abby Martin, Empire Files, TeleSur. Traducida del inglés por Silvia Arana: http://youtu.be/KqanmctAoLs
 
 
Del mismo autor
 
de: 'Guillermo C. Cohen-DeGovia' allelon@operamail.com [nuestramerica] <nuestramerica@yahoogrupos.com.mx>
para: Nuestra América <nuestramerica@yahoogrupos.com.mx>
fecha: 28 de noviembre de 2016, 17:50
asunto: [nuestramerica] EE.UU.: La mayor movilización indígena en más de un siglo
lista de distribución: nuestramerica@yahoogrupos.com.mx
firmado por: yahoogrupos.com.mx
cifrado: Estándar (TLS) Más información
Mensaje importante debido a tu interacción con los mensajes de la conversación
 
 
COLECTIVO PERÚ INTEGRAL
2 de diciembre 2016

REFLEXIONEMOS ¿QUIÉN TIENE LA CULPA?

                                                        -0-

En verdad, ¡reflexionemos!
 
El Domingo, 27 de noviembre, 2016 21:03:26,
Antonio Sucre <sbolivarecuador@yahoo.es> escribió:
 
REFLEXIONEMOS
 
¿QUIÉN TIENE LA CULPA?
 
Diego C. Delgado Jara
PRIMER CASO:
 
Varios países de Europa pusieron el grito en el cielo por la presencia de cientos de miles de refugiados de Siria, Libia, Iraq, Afganistán, Yemen, y otras nacionalidades, que llegaron cruzando el Mar Mediterráneo hasta sus fronteras. Pero lo que no dicen esos países de la Comunidad Económica Europea es que esos ciudadanos y sus familias huyen de la guerra que precisamente fue desatada y propiciada por la OTAN y los Estados Unidos para apoderarse del petróleo, gas y otros recursos de los países agredidos.
 
Si no hubiesen existido las guerras de agresión de los ejércitos y aviación de la OTAN y de EE UU, para apoderarse del petróleo iraquí o libio, o del gas afgano, entre otros casos, esos refugiados habrían permanecido pacíficamente en sus casas y en sus países. Sin las guerras de agresión nadie habría pensado en salir en forma angustiosa como refugiados y llevando por tan dolorosos senderos a sus familias. Los agresores y destructores de esos países de conducta imperial hoy se rasgan las vestiduras de las consecuencias provocadas por ellos mismo. ¿Quiénes son los culpables y merecerían ser enjuiciados?
 
SEGUNDO CASO:
 
Varios círculos de poder y sectores ciudadanos de los Estados Unidos hoy lamentan, con toda razón, el triunfo de Donald Trump. Pero cabe recordar que la dirección del Partido Demócrata, en conducta de la que no era ajena la señora Hillary Clinton, maniobró y en forma nada limpia bloquearon la elección del otro candidato demócrata, el señor Sanders, que proponía el derecho a la educación y a la salud sin los actuales costos excluyentes, y quien habría derrotado con facilidad al señor Trump. Recordemos que varias figuras de la dirección del Partido Demócrata renunciaron cuando les pillaron en su juego sucio contra Sanders.
 
Pero no fueron los únicos culpables. Trump ofreció dar trabajo y defender las fuentes de empleo fabriles en los Estados Unidos acusando en forma perversa que los culpables de que no exista trabajo eran los migrantes que habían tomado las ubicaciones a las que debían acceder los trabajadores blancos y residentes en los Estados Unidos. Falso, de falsedad absoluta. Desde los EE UU salieron en las últimas dos décadas 345 mil fábricas a la República Popular China, 115 mil a la India, y 20 mil a los llamados dragones asiáticos, México, países de América Central y África.
 
Los responsables de la salida de las fábricas desde los EE UU fueron los empresarios y accionistas de las multinacionales dueñas de las factorías. Un obrero norteamericano gana 8 dólares la hora. En una jornada de diez horas percibe 80 dólares. En 5 días tiene 400 dólares y en 4 semanas al mes percibe al menos 1.600 dólares. Un obrero chino tiene una remuneración mensual promedio de 60 dólares. 25 obreros chinos ganan 1.500 dólares en conjunto, al mes. Con el equivalente a cuatro obreros norteamericanos se pagan cien obreros chinos y hay un vuelto de 400 dólares adicionales. La confección de un par de zapatos Nike cuesta de 32 a 34 dólares en Estados Unidos. En la China se reconoce que el precio llega máximo a 8 o 9 dólares.
 
Es verdad que hay mucho menos trabajo en los Estados Unidos, lo que ha generado una penosa crisis para decenas de millones de familias norteamericanas. Pero, ¿quiénes son los culpables? ¿Los empresarios o dueños de las multinacionales, poseídos de una codicia insaciable y que buscan en forma frenética mayor ganancias; o, como en forma infame se acusa, los migrantes deseosos de sobrevivir y cuidar a sus familias? Seamos justos en el análisis y determinemos las verdaderas responsabilidades.
 
TERCER CASO:
 
El gobierno norteamericano y sus grupos de poder corporativos (en ningún caso el pueblo de los EE UU, que como todas las colectividades del planeta es generoso, noble y magnánimo), impusieron durante décadas dictaduras genocidas en América Latina y en El Caribe. En Nicaragua tenía a los Somoza, a Rafael Leónidas Trujillo en la República Dominicana, en Cuba al sargento Fulgencio Batista. Sanguinarios como ellos solos. Pero en el caso de la Patria de José Martí se organizó su juventud, se armó y sacó a balazo limpio a los sátrapas encabezados por Batista. La juventud estaba incorporada al Movimiento 26 de Julio, en homenaje a la fecha del año 1953 cuando asaltaron el Cuartel Moncada en Santiago de Cuba. Los dirigía un abogado llamado Fidel Castro. Esa es la historia que no cuentan y pretenden ocultar.
 
Los revolucionarios cubanos llegaron al poder en enero de 1959 y, para brindar recursos para educación y salud de su pueblo, nacionalizaron la empresa Cubana de Teléfonos –que de cubana solo llevaba el nombre-, y nacionalizaron las tierras e ingenios en manos de las multinacionales. Entonces ardió Troya. Los gobiernos de EE UU decidieron financiar agresiones militares y asfixiar económica y financieramente a la Isla de José Martí. En los hechos mantenían un estado de guerra y todo el tiempo saboteaban su economía incluso con virus y bacterias sobre su población, su ganado y su agricultura, conforme lo reconoció la comunidad internacional.
 
¿Por qué no dejaron que los cubanos se organicen como les daba su soberana voluntad? Pues no; decidieron bloquear su economía y expidieron leyes mediante las cuales sancionaban a las empresas que negocien y suministren alimentos o medicamentos a su población. Ni siquiera los repuestos de vehículos o electrodomésticos podían llegar a la isla cubana. Los buques que se acercaban a sus puertos no podían acoderar en los puertos norteamericanos varios años. El bloqueo ha durado 56 años, desde el año 1960 en forma ininterrumpida.
 
¿Cuánto tiempo duraríamos los ecuatorianos con un cerco similar de los puertos Bolívar, Guayaquil, Manta, Esmeraldas y Baquerizo Moreno, en Galápagos? ¡No puede interpretarse en forma correcta y justa lo sucedido en Cuba sin tomarse en cuenta la conducta imperial abusiva del gobierno norteamericano desde 1959, así como de su complejo industrial militar! Luchar por la sobrevivencia soberana de una nación ante un colosal y peligroso agresor ¿a quién le hace culpable?
 
EE UU impuso romper relaciones con Cuba a todos los países del hemisferio. Sólo México no acató esta brutal decisión. Ecuador rompió en 1962 las relaciones diplomáticas, consulares y comerciales con Cuba. Todos los presidentes de EE UU apretaban la garganta de la hermana Cuba –para asfixiarla- en medio del silencio cómplice de muchos países de América Latina. Esa es la verdad histórica.
 
El general Dwight Eisenhower empezó el cerco económico perverso e inclemente y lo aplicó hasta 1961 cuando dejó el poder. John Kennedy financió la invasión militar de Bahía de Cochinos en abril de 1961, y los 1.500 mercenarios fueron derrotados en 48 horas. Desde 1963 hasta 1969 Lyndon B. Johnson, desde 1969 a 1974 Richard Nixon, desde 1974 a 1977 Gerard Ford, desde 1977 a 1981 Jimmy Carter, desde 1981 a 1989 Ronald Reagan, desde 1989 a 1993 George Bush, desde 1993 al 2001 Bill Clinton, desde el 2001 al 2009 George W. Bush, y desde el 2009 hasta la fecha con Barack Obama, se ha mantenido el cerco asfixiante, si bien este último, ante el fracaso de esta medida criminal a una nación entera, que motivó el formal reclamo de tres pontífices (Juan Pablo II, Benedicto XVI, y el actual papa Francisco), ha buscado suavizar esta monstruosidad única en la historia de la humanidad. ¡Jamás antes una nación o sociedad, en miles de años, resistió con tanta abnegación y tremendo sacrificio una arremetida tan prolongada, cruel y desalmada! ¡Y Donald Trump ofrece revisar y anular lo poco que ha hecho Barack Obama por aligerar la asfixia económica que dura más de medio siglo!
 
¿Quién tiene mucha culpa en el drama del pueblo cubano y en sus actuales condiciones de vida? ¿Desde cuándo se pretendía que una nación de América Latina se arrodille humillada ante tan brutal agresor? ¿Quiénes han sido los responsables de la situación de guerra permanente en contra de Cuba, país que incluso debía destinar una parte de sus limitados ingresos para la defensa ante un monumental adversario a solo 90 millas de sus costas?
 
Es obvio deducir que un estado de guerra permanente, desigual e inminente, conllevó, en forma lamentable, a limitaciones en determinados tipos de libertades. Pero esta situación tiene responsables; no puede acusarse a una nación por defender la vida y soberanía por su derecho a sobrevivir. ¡Un estado de guerra no es un asunto de juego y menos ante la primera potencia del mundo!
 
¿Desde cuándo puede ser indicio de culpa el derecho irrenunciable a defenderse frente a una amenaza inminente de liquidar a un pueblo de nuestra América Latina? Estos aspectos no pueden silenciarse si alguien pretende realizar un análisis serio del drama cubano. No es ninguna casualidad que por décadas la Asamblea General de las Naciones Unidas ha condenado el cerco en contra de Cuba en forma rotunda.
 
No solo que jamás se arrodilló Cuba sino que, en conducta singular, en proceder solidario e internacionalista incomparable, envió decenas de miles de soldados a África donde derrotaron a los ejércitos del apartheid y del racismo de Sudáfrica y Namibia, protegiendo la vida y la soberanía nacional de varios países agredidos por el imperialismo, con Angola a la cabeza.
 
No es ninguna casualidad que cuando salió de la cárcel de Sudáfrica, luego de 27 años de prisión infame, Nelson Mandela, manifestó que quería ir a Cuba a abrazar a Fidel porque sin él, y el sacrificio heroico del pueblo cubano, los pueblos de África todavía padecerían muchas mayores desgracias. Esos son los hechos y esa es la historia. No pueden los prejuicios obnubilar la justicia y la explicación objetiva de controversiales hechos políticos.
 
Fidel se retiró de la dirección de Cuba, muy enfermo, en el año 2006, antes que el régimen entreguista de una supuesta “revolución ciudadana”, al servicio de las multinacionales y como parte fundamental del pro yanqui Plan Colombia, asumiera en el Ecuador el poder, disfrazándose de “Socialismo del siglo XXI”, en enero del 2007. Esa también es la realidad; precisión indispensable de formular para evitar afirmaciones injustas o interpretaciones distorsionadas sobre su accionar y responsabilidades. ¡Paz en su tumba!
 
de: Villavicencio Atienza, CÈSAR A. atienza_ddhh@yahoo.com [AHuA] <AHuA@yahoogrupos.com.mx>
fecha: 28 de noviembre de 2016, 17:48
asunto  [AHuA] Los culpables. Saludos.
lista de distribución: AHuA@yahoogrupos.com.mx
firmado por: yahoogrupos.com.mx
cifrado: Estándar (TLS) Más información
Mensaje importante principalmente por los integrantes de la conversación
 
 
 
 
COLECTIVO PERÚ INTEGRAL
2 de diciembre 2016